Barbosa prohíbe el regreso de actividades de la industria automotriz ante Covid-19

22 de mayo a las 23:35 288

Luis Miguel Barbosa Huerta, gobernador de Puebla (Morena), decretó la prohibición del regreso de actividades de la industria de la construcción y automotriz, porque la pandemia por Covid-19 demostró que “somos frágiles, nos estropeamos con facilidad y tarde o temprano nos estropearemos del todo”.

Según el decreto, la decisión de Barbosa se deriva porque que no existen condiciones para reanudar actividades debido al crecimiento en los casos de Covid-19 y porque “hay añoranza por ver a los seres queridos y tenemos miedo de que no les pase o nos pase algo malo”.

Con esto se frenó para el 1 de junio el regreso de más de 37 mil trabajadores de la industria, tanto de las plantas Volkswagen, Audi y empresas proveedoras.

En el Periódico Oficial del Estado, el gobernador explicó “filosóficamente” las consecuencias de la pandemia y la justificación para impedir el regreso de dicha industria, entre ellas que el “proceso de la naturaleza implacable y no podemos esperar algo de piedad de la enfermedad”.

En dos cuartillas, Barbosa justificó su decisión de ir en contra de la decisión del Gobierno federal para levantar la cuarentena de esas dos industrias, al menos en Puebla.

“Cambió la vida a los humanos, hay añoranza por ver a los seres queridos y tenemos miedo de que no les pase o nos pase algo
malo; hemos aprendido que como humanos, somos un mecanismo ingenioso, inteligente, pero frágiles, nos estropeamos con facilidad y tarde o temprano nos estropearemos del todo”, afirmó.

Dijo que ser solidario con los demás es lo mejor de nosotros, por lo que hay que intentar cuidar de los demás en espera de que ellos nos cuiden

“Hoy nos damos cuenta que hay un proceso de la naturaleza implacable y no podemos esperar algo de piedad de la enfermedad si no de nuestros semejantes”, agregó.

Recordó que en Italia, cuando las restricciones debieron de tomarse de manera apremiante, no se hizo en aras de preservar las libertades civiles al igual que las económicas, pero el resultado fue catastrófico.

“Después tuvieron que cerrar todo el país con el costo de miles y miles de pérdidas de vidas, mientras más reacios seamos a tomar decisiones difíciles, el virus avanzará contagiando y matando a más poblanas y poblanos”, expuso.

Manifestó que aquellos que crean que la política es sólo el poder, no son poseedores del poder; son sus esclavos.

“Yo no soy esclavo del poder, soy un servidor público que tiene un profundo amor a la patria y he querido que en el centro de mi gobierno esté el humanismo político; es decir, la dignidad humana, cuyo valor principal es no ver al hombre como objeto, para nuestros fines, sino como sujeto beneficiario de nuestras decisiones”, subrayó.

El mandatario poblano refirió que en el estado van 335 muertes por Covid-19. “Lo peor está por llegar, la ola de contagios y el riesgo sanitario está en todas partes”, apuntó.

Indicó que la a tasa de letalidad en el Estado de Puebla está en 19%, pero el que muere significaba el 100% en la vida de otros seres.

“No podemos ser inmunes al dolor humano, hacerlo sería renunciar a los ideales y convicciones por los que marchamos y protestamos muchas veces, en contra de los gobiernos neoliberales que veían a los pobres como cifras o datos”, declaró.

Dijo no ser quien cree en soluciones mágicas o precipitadas, sino alguien que se ha formado y que conoce la política.

“Es preciso actuar y no rehuir a nuestra tarea ni echarla cobardemente en los hombros de los otros, no estamos en contra de alguna persona, empresa o autoridad, estamos en contra de actuaciones equivocadas”, dijo.

“No quiero decir mañana a las familias de los poblanos, a las miles de familias poblanas que fueron débiles, porque entonces traicionaría el mandato que me otorgaron y a la confianza que en este gobierno depositaron”, apuntó.

ed

fuente: El Universal