Condenan a cardenal a 6 años de prisión por abusos sexuales contra menores

14 de marzo a las 02:20 918

El cardenal George Pell, uno de los hombres más cercanos al Papa Francisco, fue acusado por abusar sexualmente de menores de edad en los noventa

13 de marzo 2019. El ex responsable de las Finanzas vaticanas, el cardenal australiano, George Pell, fue condenado a seis años de cárcel por abusos sexuales a dos menores cometidos en los noventa.

El cardenal es el miembro de más alto rango de la Iglesia católica en ser condenado por pederastia.

Pell fue uno de los hombres más cercanos al Papa Francisco y fue responsable de la Secretaría para la Economía del Vaticano, así como miembro del consejo de cardenales que asesoraba al pontífice para la reforma de la curia hasta diciembre, asistió este martes a la lectura de la sentencia en el Tribunal del Estado de Victoria.

El cardenal se enfrentaba a una pena de hasta diez años por cada uno de los cinco delitos que se le imputan pero finalmente fue condenado a seis años por abusos a menores. Cumplirá tres años y ocho meses en una prisión de máxima seguridad australiana, donde actualmente permanece aislado 23 horas al día, antes de poder pedir la libertad condicional.

El prelado escuchó durante casi una hora la reconstrucción de los hechos hecha por el juez Peter Kidd sobre los abusos sexuales cometidos por el entonces arzobispo contra dos niños del coro de 12 y 13 años después de una misa celebrada en la catedral de St Patricks en Melbourne en 1996.

También se le imputó una segunda agresión sexual contra una de las víctimas cometida meses después en presencia del otro menor, sin embargo, el cardenal Pell se declaró inocente de tales acusaciones.

Durante la lectura de la sentencia, el magistrado dijo que los abusos contra los dos menores, vistiendo aún los atuendos religiosos oficiales, supusieron “un ataque sexual descarado y forzado contra las víctimas”.

El juez remarcó que Pell era consciente de sus actos e incluso no reaccionó cuando uno de los niños le pidió que los dejara ir.

El juez explicó que la condena no es un “castigo” a la Iglesia australiana por sus escándalos ni tampoco el jurado, que consideró culpable a Pell con un voto unánime, fue influido por factores externos, como aseguraron los abogados del cardenal y quienes defienden su inocencia.

La avanzada edad del cardenal, de 77 años, ha sido decisiva para establecer la condena ya que según el juez “cada año de prisión representa una parte importante de lo que le queda de vida”, además de considerar que Pell “no representa un riesgo para la comunidad”.

fuente: Regeneración