Hay pruebas limpias que sí conducen a Cocula: CNDH

23 de septiembre a las 07:20 342

Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) existen elementos para asegurar que al menos 23 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, sí fueron trasladados hacia el basurero de Cocula la noche del 26 de septiembre de 2014; en contraste con las recientes declaraciones del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, quien sostuvo que de acuerdo a las declaraciones de los implicados, “ninguna conduce al basurero de Cocula”.

Así lo confirmó a La Razón el titular de la Oficina Especial para el caso Iguala de la CNDH, José Trinidad Larrieta.

“En nuestra recomendación explicamos que al menos el grupo de normalistas que fue sacado de la comandancia de la Policía de Iguala, que corresponde a un número de entre 23 y 28 normalistas, sí fueron llevados a Cocula”, señaló.

Este jueves, Encinas dijo que “el tema de los traslados (de los jóvenes) son el meollo de la mentira histórica”, pues de acuerdo a las declaraciones de los implicados, “hay testimonios encontrados y ninguno conduce al basurero de Cocula”.

“Hay testimonios encontrados, ninguno conduce al basurero de Cocula; ahí se indujo en gran medida esa conclusión (en) la investigación; esperamos corregir esa situación”

Alejandro Encinas

Subsecretario de Derechos Humanos de Segob

Al respecto, Larrieta Carrasco insistió en que por ello es importante valorar los testimonios de los hermanos Bernabé y Cruz Sotelo Salinas, “porque esas declaraciones son limpias, son declaraciones vertidas ante su defensor, ante miembros del GIEI y ante miembros de la organización que representa a los padres.

“En sus declaraciones describen lo que ocurrió el día de los hechos y ellos como partícipes determinan que las cosas ocurrieron tal como se han descrito; es decir, que efectivamente hubo ese traslado, que la organización criminal recibió de los policías de Iguala y Cocula a los normalistas, y de ahí ellos los trasladaron al basurero, los ultimaron, los incineraron y de ahí sus restos fueron llevado al río San Juan”, aseguró.

De acuerdo al informe final de la CNDH, del total de personas llevadas a Cocula, al menos 19 fueron incineradas en el basurero de esa localidad, derivado del descubrimiento de 114 restos óseos.

“El hallazgo de las porciones potrosas de huesos temporales constituiría un elemento suficiente para concluir que cuando menos los cuerpos de 19 personas habrían sido incinerados en el basurero de Cocula, siendo indispensable realizar los análisis genéticos, a efecto de determinar si dichos fragmentos óseos corresponden a alguno de los estudiantes normalistas desaparecidos”, informó públicamente Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH, el 28 de noviembre de 2018.

“Como copartícipes (los hermanos Sotelo Salinas) determinan que las cosas ocurrieron tal como se han descrito; es decir, que efectivamente hubo ese traslado (a Cocula)”

José Trinidad Larrieta

Titular de la Oficina del caso Iguala de la CNDH

Sin embargo, explicó Larrieta, hasta el momento los restos óseos que ubicaron los peritos de la institución no han sido analizados, pues en su momento fueron desestimados por la entonces Procuraduría General de la República (PGR).

“Provienen de un muestreo que hacen los peritos de la CNDH, de los 63 mil restos óseos recuperados. Hacen el análisis y determinan que al menos 114 tienen materia orgánica que pueden ser susceptibles de análisis genético para determinar a quiénes corresponden; sin embargo, en su momento, los peritos de la PGR, conjuntamente con el equipo argentino de antropología forense, hicieron una selección de los restos óseos, desde su punto de vista, susceptibles de análisis, y escogieron en dos entregas que llevaron a Innsbruck solamente 27 restos óseos y desecharon los 114 que les pedimos analizar”, explicó.

Recordó que de los 27 restos enviados a Innsbruck, “se determinó la identidad de Alexander Mora Venancio y de Yoshivani Guerrero de la Cruz”, por lo que conocer a quién corresponden los 114 restos “es el camino idóneo que nos permitirá arribar a la certeza de lo que ocurrió”.

“Los 114 restos permanecen embalados, por lo que son susceptibles de análisis, así lo determinaron de manera colegiada médicos forenses, químicos genetistas, un antropólogo forense, un histopatólogo forense, un criminalista y un odontólogo forense, por lo que esperamos que se hagan estos análisis muy pronto”, señaló.

  • El Dato: Dos grupos de expertos (GIEI y argentinos) rechazaron “la verdad histórica”; es decir, que los alumnos hayan sido incinerados en Cocula.

De cara a que se conmemoren cinco años de la desaparición de los 43, Larrieta adelantó que se reunirá (en menos de 15 días) con Omar Gómez, fiscal especial para el Caso Ayotzinapa de la ahora Fiscalía General de la República (FGR), para insistir en que se atiendan todas las líneas de investigación de la CNDH, que incluyen 118 puntos recomendatorios y 224 propuestas de investigación.

fuente: La Razón