El olor a anciano empieza a producirse en nuestro cuerpo a partir de los 30 años

La vejez al igual que el tiempo no perdonan, ni siquiera en cómo huele nuestra piel.

Para algunos, el olor de los ancianos no es agradable, ese ligero aroma tan particular que encontramos en las personas de la tercera edad se ha relacionado con falta de aseo, sin embargo, la ciencia explica el olor de la piel envejece y por lo tanto cambia.

De acuerdo con José María Antón, químico e integrante del Ministerio de Ciencia, explicó aque este olor no tiene nada que ver con la transpiración corporal, ni mucho menos con suciedad. Para él la razón es que “la piel se oxida continuamente y emite el 2-nonemal, una molécula que huele muy mal”.

¿Pero cuándo empieza este fenómeno?Esta transición se da a partir de los 30 o 40 años de edad cuando los cambios hormonales de la madurez traen como consecuencia un aumento en la producción de lípidos en la superficie de la piel; “de ahí que mucha gente diga que los ancianos tiene un olor más fuerte”, asegura el científico.

A esta edad, se va reduciendo nuestra capacidad antioxidante lo que da como resultado que “aumente exponencialmente esa peroxidación, se genera más 2-nonenal y el cuerpo huele cada vez peor. Es ese olor desagradable que se nota en los asilos, por muy limpios que estén”, explico a el diario El País.

¿Este olor tiene que ver con el sudor?El académico aseguró que este olor no tiene nada que ver con la transpiración. “Los lípidos no son solubles en agua. De ahí que el mal olor relacionado con los ácidos grasos sea tan complicado de eliminar”, comentó a el diario español.

Fuente: El Universal