Otra vez, Corral y Calderón se enfrentan… verbalmente, ahora por López Obrador

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, acusó a su correligionario, Felipe Calderón, de ser “uno de los responsables de esta tragedia nacional” y del “colapso del partido” Acción Nacional (PAN), cuya “amargura”, añadió, no le permite distinguir la civilidad en su relación con Andrés Manuel López Obrador.

Corral respondió así al reproche que le hizo Calderón de su actitud como anfitrión del tabasqueño el pasado martes, y luego de que el gobernador rechazó lo que, a su vez, dijo el morenista José Agustín Ortiz Pinchetti, en el sentido de que era errónea su estrategia de perseguir al exgobernador César Duarte.

“Absurda y grotesca esta concepción de reconciliación, bajo la premisa del perdón a la corrupción; se coloca en sentido contrario a una de las motivaciones más importantes de la voluntad popular del 1 de julio. La impunidad perpetúa la corrupción y la injusticia. Es complicidad”, escribió Corral, en respuesta a lo declarado por Ortiz Pinchetti en entrevista con la conductora Carmen Aristegui.

Y aquí vino el reclamo de Calderón, aludiendo a la amable recepción de Corral a López Obrador en el inicio de los foros con víctimas de la violencia:

“Suponemos que eso se comentó a la hora de cálidos abrazos y las sentidas palabras en la recepción televisada en Chihuahua. No recuerdo haberlo oído en los reiterados elogios de los discursos”.

La respuesta de Corral fue rotunda: “Si lo que dice José Agustín es lo que piensa hacer López Obrador, se lo diré en público y en privado, como te lo dije a ti de frente, señalándote como uno de los responsables de esta tragedia nacional y el colapso del partido. La amargura no te permite distinguir la civilidad”.

Calderón, al menos hasta las 15 horas de este jueves, guardó silencio, en una diatriba que se produce a dos días de la sesión del Consejo Nacional del PAN, la primera tras la derrota del 1 de julio.

Enfrentamiento en 2012

No es la primera ocasión en que Corral y Calderón se enfrentan duramente. En 2012, antes de que éste dejara la Presidencia de la República y tras la derrota de Josefina Vázquez Mota, llamó cobarde al otro, que le reviró en los mismos términos.

Corral le envió una carta a Calderón, fechada el 1 de septiembre de 2012, en respuesta al que, en una reunión con senadores, el 28 de agosto lo llamó cobarde.

“Tirar la piedra y esconder la mano eso sí es cobardía. No tener valor para decir lo que se piensa eso sí es cobardía. No ser congruente con lo que siempre se ha pensado y luchado, eso sí es cobardía”, le dijo Corral.

En su mensaje, Corral le reclamó su forma de tratar a los panistas y sus propios colaboradores:

“Innegable es tu forma de tratar a los panistas, perdiste todo sentido de civilidad política. La falta de respeto a varios compañeros y a tus propios colaboradores, una rudeza innecesaria a quienes disienten de tus opiniones. ¿Y qué has logrado?: renuncias de secretarios de Estado, expulsiones del partido, miembros que hicieron campaña no contra el PAN, sino en despecho de ti. Las peores críticas a tu carácter, por cierto, las he oído en voz baja, en murmullos, de gente muy cercana a ti. Esa es la verdad inocultable. Eso no requiere mayor trabajo, sino sólo ver cómo está el partido y buscar a los causantes de las divisiones”.

Además, le señaló que se alió a las televisoras y fracasó como presidente:

“Los resultados de tus políticas están a la vista. El duopolio televisivo es hoy más poderoso que hace seis años y Peña Nieto es el presidente electo. No podrás negar que esa candidatura fue construida por desde hace varios años. El partido ha estado perdiendo elecciones y uno de los factores fue la presencia de Peña Nieto apoyando al PRI. Tu debilidad ante Televisa se ha visto desde que eras candidato. ¿No te acuerdas de la Ley Televisa? ¿Cuál fue tu papel en su aprobación y cuál fue el mío ante tal intento de despojo a la nación?”

Y rubricó: “Este primero de diciembre le vas a entregar en San Lázaro la banda presidencial a Peña Nieto. La misma que recibiste de Vicente Fox. Un retorno del PRI es una amenaza que todos percibimos. Lo sabes bien, ese momento condensará como ninguna crítica o análisis, tu fracaso”.

Fuente: Proceso