Trabajadores de cultura protestan por despidos; piden reinstalación y basificación

10 de febrero a las 06:20 1,008

Trabajadores del Estado y beneficiarios del Instituto de la Juventud (Injuve), del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), ProMéxico y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se manifestaron contra despidos y por una contratación digna.

Los cerca de 200 manifestantes se instalaron desde las 16:00 horas, en la entrada principal Palacio Nacional, con consignas como “Alto a los despidos”, “¡No somos eventuales, somos profesionales!”, “La cultura no se vende, se ama y se defiende” y “Alto a los despidos”.

Una representante de la Asamblea general de trabajadores, académicos y estudiantes del INAH dijo que después de “más de 30 años de precariedad laboral”, tenían varias demandas, entre las que sobresalen el pago inmediato de los salarios retenidos, regularización o basificación de todos los trabajadores sin derechos, transparencia en el ejercicio presupuestal y rechazo al Capítulo 3000.

“El salario es un derecho constitucional que no puede ser utilizado para chantajear políticamente a los trabajadores. Al presidente Andrés Manuel López Obrador le decimos que, sus políticas laborales, específicamente las relacionadas con justicia laboral, deben contemplar la regularización de los trabajadores sin derechos que pertenecemos al sector educativo. A las autoridades del INAH y de la Secretaría de Cultura les decimos que nuestro movimiento no dará un paso atrás en esta lucha”, dijo Eréndira, manifestante del INAH.

Entre las inconformes se encontraba una usuaria de la Biblioteca Vasconcelos, quien en entrevista expresó su inconformidad por los “despidos injustificados, pues se trata de personal que apoyaba a todo mundo. Los trabajadores eran personas de diferentes edades e incluso con alguna discapacidad, que daban cursos señas o hacían círculos de lectura, algo que se está perdiendo por la ineptitud de las nuevas autoridades”.

La usuaria agregó que la destitución de Daniel Goldin de la dirección general de la Biblioteca Vasconcelos, había sido “agresiva”. “Goldin logró que en la biblioteca hubiera más de 12 millones de usuarios (anualmente), por lo tanto es una pérdida para la cultura. Lo que está haciendo la Cuarta Transformación, en realidad es de cuarta”.

Entre los manifestantes también se encontraban trabajadores de ProMéxico, organismo del gobierno federal encargado de “coordinar las estrategias dirigidas al fortalecimiento de la participación de México en la economía internacional”, según se lee en su página de Internet.

ProMéxico fue cerrada por instrucción del Presidente, aunque aún no ha habido un comunicado oficial y de acuerdo con el inconforme, había alrededor de 550 empleados, mismos que no han trabajado desde el 2 de enero.

“En realidad no tuvimos notificación de despido, sino que fue un bloqueo de acceso a las oficinas. Teníamos un contrato por tiempo indeterminado, por lo que ahora pedimos que tengamos una liquidación conforme a la ley, nosotros somos profesionales y entendemos que la decisión ya haya sido tomada, sólo queremos lo que nos corresponde”, dijo el trabajador.

En su oportunidad, Martín, vocero provisional de exbeneficiarios de los programas Jóvenes en Desarrollo y Jóvenes en Impulso del Injuve, informó que su presencia en la manifestación se debía a que ambos programas ya no tendrían continuidad.

“Entre los dos programas están aglutinados alrededor de 10 mil jóvenes. Jóvenes en Desarrollo y Jóvenes en Impulso fueron sustituidos por el programa Jóvenes apoyan al Barrio y esto significa un retroceso porque ya se había hecho y no tuvo ningún resultado”, informó Martín.

Tras casi tres horas, los inconformes dieron por terminado su mitin, no sin antes recordar que sí realizaban sus deberes laborales: “¡No somos aviadores, somos trabajadores!”.

fuente: El Universal